Back

Blog

  • Doce errores del Community Manager fácilmente subsanables

    May02

    Este es un tema recurrente. Y es recurrente porque hay días que entras en Facebook y te apetece cerrarlo y no volver a meterte nunca más.

    Intentos desesperados por conseguir likes a costa de lo que sea, interacciones con usuarios que van más allá de lo humanamente soportable, fotografías con leyendas en tipografías espeluznantes, topicazos, meteduras de zarpa hasta el corvejón y una lista larga de donts.

    Aquí os muestramos algunos que son muy fáciles de evitar, sólo hay que poner un poquito de nuestra parte para conseguirlo:

    1. Equivocarse de cuenta al publicar Cuántas veces hemos visto cómo grandes corporaciones (o personalidades) publicaban algo que no se correspondía con su cuenta… Unas cuantas ya ¿verdad? Bien por error del Community Manager o bien por desconocimiento de las herramientas… Es uno de los errores más frecuentes y también más sencillos de evitar. Para empezar, nunca las prisas fueron buenas consejeras y cualquier gestor de cuentas de redes sociales es sencillísimo de utilizar y sólo hay que fijarse un poco antes de darle a la tecla de publicar… Otra opción es utilizar TU Twitter exclusivamente vía web. Así no hay pérdida. 
    2. Tratar a los usuarios como si fueran tontos O lo que es peor, tratar a los usuarios como si tuvieran 5 años. Sólo falta preguntarles “¿cómo están ustedeeeees?” (o no, yo he visto esa pregunta en algún muro por parte de alguna marca)… La condescendencia al volante es mala consejera. Simplemente di no. Tus usuarios son tan adultos como tú. Aunque sean niños o chavales… Siempre recordaré que María Luisa Seco (los que paséis de 35 sabréis de lo que os hablo) era una cargante porque trataba a su audiencia como bebés… cuando su audiencia pasaba de los 10… 
    3. Plagiar contenidos Otro error frecuente y sencillísimo de evitar. Para no plagiar contenido hay dos opciones: la más facile e divertente es… ¡¡tachán!!… ¡Crearlo tú mismo! Sí, no cuesta tanto. ¿Sabes que la en la base de internet están los hipervínculos? Pues eso: enlaza, mezcla, crea cosas nuevas y redistribúyelas… Para la segunda opción, ver el punto siguiente: 
    4. No citar las fuentes Si no tienes tiempo o no te da la gana de crear contenido por tu cuenta, la opción es citar las fuentes. Nunca, nunca, nunca trates de hacer pasar como tuyo contenido que no lo es porque se sabrá y quedarás mal. Si acabas de ver un tuit que te ha molado y quieres compartir ese contenido, no te cuesta nada poner un vía @menganito. Si te gusta mucho un post de un blog, pide permiso y publica tal y como te piden que lo hagas, que para eso se lo curran. 
    5. Ir con retraso Ya. Este punto es una putada. Lo sé… Pero si por la mañana no has tenido tiempo de leer fuentes y por la tarde descubres América… mira a ver si no ha sido ya Trending Topic por la mañana y estás dando por nuevo contenido que ya está gastado. Sí. Todo va muy rápido y es duro estar en la cresta de la ola… pero si no te mola, pues no te metas a surfear. Si con todo quieres publicar ese contenido, no lo distribuyas como si acabaras de descubrir la penicilina, porfa… 
    6. Tener demasiadas redes sociales enlazadas entre sí Tienes a Facebook tuiteando, cualquier cosa que haces aparece en tu timeline de cualquier otra… No te has enterado aún de que cada red tiene sus propias reglas. Que si quiero ver tus fotos de instagram ya te seguiré en instagram… que si quiero leer tus tuits ya te seguiré en Twitter… Enlazar alguna cosa está bien pero no todo y por sistema. 
    7. Utilizar mal las licencias abiertas Esto es muy fácil de usar. Hay cosas que tienen copyright y cosas que se pueden reutilizar, estén en la red o estén en analógico. Y no. Lo que está en internet no es todo compartible por las buenas. Hay que aprender a usar lo que se puede y a pedir permiso para usar lo que a priori no se puede. Lo que tiene copyright, para poder reutilizarlo tienes que pedir permiso y quizá te dejen o quizá no. Si usas cosas con copyright sin permiso te arriesgas a que te pongan colorado como poco. Lo que tiene licencia abierta, pues dependerá de la licencia, oyes… hay veces que sólo necesitarás citar la fuente y podrás hacer el uso que quieras de la obra… y hay otras en las que además de citar al autor no podrás utilizar la obra con cualquier fin. ¿A ti te gustaría que alguien cogiera tus cosas y les diera el uso que les saliera de ahí? Pues a los demás tampoco. 
    8. Tragarte los hoax Un clásico. Amazon regala 100 euros a los primeros 10.000 que compartan este pantallazo… Claro. Amazon se va a gastar 1.000.000 de euros en una chorrez… y ¡oh, alucinante! La gente lo comparte… por si acaso… El mismo mecanismo de por si acaso que cuando hace veinte años nos mandaban un email (en aquellos tiempos de mail incipiente) con una maldición gitana y si no lo compartías te ibas a convertir en sapo y tus hijos se iban a volver de color verde. Lo alucinante es que sigue funcionando. Pues bien, si eres CM o PSM y te tragas estas cosas, es MAL, que lo sepas. 
    9. No adecuar tono y estilo al medio Recurrente. Otro clásico. Pero parece que no aprendemos. Si estás en Facebook, #los #hashtags #no #funcionan… #niparahacerlagracia. Si publicas en Google+ o en Facebook un enlace, una vez que la herramienta lo “chupa”, bórralo. Si publicas una foto, que sea del tamaño adecuado. Si publicas en Twitter, menciona adecuadamente… En fin, donde fueres, haz lo que vieres… Ah, utilizar perfiles de persona para una página es algo que se hacía hace 5 años cuando no había páginas específicas para empresas. Ahora las hay. No nos haremos amigos de tu marca y no, tupaginaguay no cumple 32 años hoy. ¡Qué cansinidad! 
    10. Escribir con faltas de ortografía o cometer errores gramaticales graves Salvo en casos de Ola ke ase y, escuchadme, ya se están pasando de moda… poner faltas de ortografía no es molón. Nada. Los verbos hay que utilizarlos correctamente. Los condicionales en su sitio y los pretéritos también. El perfecto y el imperfecto, que para eso están. 
    11. Utilizar tipografías “proscritas” No. La comic sans no mola. Hubo un tiempo, hace 20 años, en el que quizá en algún contexto se podía aceptar. Hoy no. Si necesitas razones aquí puedes encontrar alguna y aquí, algún ejemplo de uso inapropiado. 
    12. No tener un mínimo background de “historia” de internet Aunque pueda parecerte de otro mundo hay muchas personas que no nacimos con internet. Incluso que internet no existía cuando estudiábamos. No somos nativos digitales, pero hemos aprendido a utilizarlo desde que llegó a nuestras vidas, primero con esas conexiones de m… que tenías que optar o por tener teléfono o por tener internet, iba a pedales… foros, primeros blogs… Redes sociales y su evolución (que la han tenido, no os creáis que Facebook nació así como lo vemos hoy)… Y todo esto se convierte, al final, en la historia de lo que nos pasa porque, como sabéis, la historia se repite, así que un poco de investigación nunca viene mal…
    Post escrito por @maripuchi para unadocenade.com y buzzkom.com
comments powered by Disqus